¿Por qué se vuelven tóxicos los ambientes laborales?

Desde el proceso de Reclutamiento y Selección, nos podemos dar cuenta el tipo de persona que se postula a las vacantes, es importante conocer sobre el ambiente en el que se realizará la labor contratada, ya que es de enorme importancia, para tomar ciertas consideraciones de la situación laboral en la que ingresará y las posibilidades de desarrollo personal, profesional y laboral con las que cuenta en el futuro dentro de la empresa en la que se laborará.

 

De hecho, a veces ocurre que nos sentimos mal con nosotros mismos en muchos aspectos de nuestra vida y no somos conscientes de que el foco del problema se encuentra en un mal entorno laboral. Nos hemos acostumbrado tanto a esa dinámica que más que una excepción, casi ni nos percatamos de ella y de sus consecuencias derivadas. 

Compañeros Tóxicos

El Criticón

 

Se alimenta de succionar la felicidad ajena, buscando defectos personales y del trabajo ajeno, sin embargo, nunca se criticará a si mismo, ya que son personas que se creen poseedoras de la verdad absoluta.

El Quejoso

 

Todo el día se la pasa protestando y haciendo comentarios negativos sobre las tareas que se le encargan.

El Trepador

 

Es el que asciende muy rápido, pero no por sus propios méritos, suelen ser los barberos oficiales del jefe, generalmente son personas egoístas, individualistas y excesivamente competitivos. 

El Chismoso

 

Es el creador oficial de los rumores, radio pasillo es su estación preferida, están todo el tiempo, captando situaciones para que su día, valga la pena.

El Manipulador

 

Puede llegar a mentir, eso le permitirá llegar a tener una buena relación con su jefe, actuará de cualquier manera que lo lleve a su objetivo inconscientemente o haciéndose la victima en alguna situación.


Generalmente, los problemas que se generan entre compañeros, son consecuencia directa de un mal liderazgo por parte de quien tiene el equipo de trabajo a su cargo. Así, una manera incorrecta de administrar a un conjunto de personas, sin una sinergia ni una comprensión mutua, puede llevar a la toxicidad ambiental laboral. 

 

Independientemente del trabajo desarrollado, el ambiente en el que lo desarrollamos influye en nuestros resultados, en nuestro día a día y en definitiva, en nuestra calidad de vida.

 

Sobre todo, si nos encontramos inmersos en un ambiente laboral tóxico, ese en el que el malestar aparece con un compañero de trabajo y en el que el drama, las peleas y los problemas personales entre compañeros son parte de la rutina. 

Analizando el Ambiente Interno de una Empresa

Escribir comentario

Comentarios: 0